I 200 Crestas – Desafío Courel.

Parecía que estaba muy lejos cuándo me inscribí para la prueba 200 Crestas – Desafío Courel, 4 meses quedaban todavía, pero llegó el día. Desde que me enteré de que la organizacióne estaba planteándose hacer esta prueba además de la que hacen en septiembre tenía muchas ganas de hacerla. A diferencia de la de septiembre, la “Clásica”, la “200 Crestas” es más rodadora en vez de tener un recorrido donde casi todo son senderos y zonas muy técnicas.

Ya la semana pasada empezaban a aparecer los nervios. Es la primera prueba en que participo este año, y en teoría debería estar mejor preparado que nunca, haciendo un entrenamiento que si bien no es de libro al menso es bastante constante, pero la hora de la verdad y el resultado lo sabría el día de la prueba. Quería intentar un buen resultado, quedar la menos entre los 100 primeros puestos, pero aunque las sensaciones en “test” previos como el que hice el sábado pasado con una ruta bastante larga y casi 3000m de desnivel eran buenas, no concoer nada la zona me preocupaba un poco.

El viernes por la tarde salimos hacia Quiroga mi padre que también participó en la prueba y yo. Bicis en el coche, por fin con portabicicletas por primera vez y sin tener que meterlas dentro que es un coñazo, y después de unas 2 horas de viaje llegamos a Monformte de Lemos donde tenía reservado el Hotel. Cogemos las llaves de las habitaciones y el garaje para guardar el coche y las bicis, y seguimos hacia Quiroga, otra media hora más o menos de viaje. Llegamos con el tiempo justo para coger los dorsales, ir a cenar y después asisir al Briefing a las 9:30. Al salir de recoger los dorsales andaba por allí alguién hablando con un grupo de gente que tenía pinta de que era Brandán Márquez, quién o él o Javier Busto casi seguro iban a ganar la prueba.

DSC_1828Fuimos a cenar ya sin parar fuimos al Briefing. En el la organización explicó un poco las normas, el estado del recorrido sobre todo por la nieve que había en parte del trayecto, y los cambios hechos en el recorrido a causa de la nieve. Parte del recorrido original parece que estaba imposible de transitar porque había mucha nieve, así que el miércoles tomaron la decisión de recortar el recorrido de 110Km a 90Km pasando por otra zona y envitando esa parte de nieve, aunque aún así garantizaban por lo menos 2Km de nieve de 30-40cm de espesor. Además, en esa reducción del recorrido, lo que hicieron fue desviar la ruta por una parte del recorrrido de la “Clásica”, y según explicaron y después en el día puede comprobar, ese tramo no era de pista y rodador como era en un principio la intención de la prueba si no un tramo muy técnico y complicado. Entre la nieve, el cambio a esas zonas tan técnicas y que no conozco la zona, más nerviso todavía 🙂 Ya dí por hecho que tendría que hacer lo que otras veces, intentar ganar puestos subiendo y en esas zonas técnicas de bajada tan complicadas e incluso peligrosas por el tipo de terreno, bajar de la bici e ir perdiendo posiciones de las que antes gané. Pero el día de la prueba, no se muy bien cómo, pero la cosa fue diferente.

Volvemos a Monforte para pasar la noche, y tras dormir poco y mal, empiezo a preparme con calma, comprobar que llevo todo lo necesario y en su sitio, colocar el dorsal en la bici, y salimos para Quiroga. Llegamos sobre una hora antes de la salida, sacamos las bicis del coche, mochila a la espalda, móvil y el Garmin preparados, y a las 8:00 salida.

DSC_1847Nada más salir (salida neutralizada unos pocos kilómetros) ya empezamos a meternos por caminos saliendo del pueblo, prácticamente nada de asfalto, y en nada ya estabamos metidos en tierra, agua y barro. La salida fue muy fluida, sin apenas atascos y ya desde prácticamente el primer momento se podría ir adelantando si querías. A los pocos kilómetros ya estabamos metidos en pleno monte, y empezaba la primera subida. Hasta el segundo abituallamiento es casi todo subida aunque con alguna bajada pequeña que viene bien para descansar un poco. Lo bueno es que aunque es una subida bastante larga, un tramos de unos 30Km, es bastante tendida, sin grandes pendientes y además con alguna zona llana o de bajada para poder descansar un poco. Los paisajes y caminos impresionantes como esperaba, y aunque al principio parecía que de la nieve que tanto se hablaba no había nada, pasados unos 25Km ya empezaban a verse trozos por el suelo, para más adelante ya empezar a ver cumbres cubiertas de nieve. Aunque como suelo hacer salí bastante atrás, al llegar al primer abituallamiento ya había cogido mi ritmo y ganado bastantes posiciones, y llegando al segundo más todavía. No sabía en que posición estaba pero la sensación no era mala, notaba que iba bien e iba ganando posiciones.

Desde el segundo habituallamiento hasta el tercero en Ferreirós de Arriba (en el que no paré porque era sólo de líquido y fruta y no necesitaba), un tramo de mucha bajada, volviendo a unos 700m de altura desde los algo más de 1200 a los que ya habíamos subido. Aquí empezaba una de las partes más duras si no la más dura de la prueba, una subida impresionante de unos 6Km de largo con una pendiente media del 15% y puntos de hasta 30%. La subida se hace muy larga y muy dura, hasta el punto de que estrené si o si el piñón grande 🙂 La subida tiene dos partes, una primera de algo más de 2Km y un segundo tramos hasta llegar a la cima. La primera perte costó pero la subí entera sin bajar de la bici y de paso conseguí ganar alguna posición más. Aquí había gente que ya empezaba a bajar de la bici, la subida es muy dura. Después hay un pequeño trozo, unos pocos cientos de metros que es un poco de llanear-bajar, y empieza el resto de la subida. Aquí, antes de llegar a la nieve que ya empezó bastante antes de llegar a arriba, fui subiendo a tramos, pero hubo 2 o 3 veces, no recuerdo bien, en que viendo la sabuida que era y que la mayoría de los que veía se bajaban, acabé por hacerlo yo también, y una vez que llegamos a la nieve ya el resto de la subida a pié porque era imposible, por encima de la nieve no se podía pasar porque caías si o si y  no quedaba más remedio que ir a pie, itentando aprovechar un pequeño hueco que había por el borde de la pista con menos nieve porque por el resto la capa de nieve era grande, en algunas zonas te podías hundir hasta las rodillas facilmente. Este tramo se hace un poco pesado por tener que ir empujando la bici sobre la nieve que cansa basante, pero al mismo tiempo fue bonito, algo que nunca había hecho ir con la bici por la nieve, y las vistas del Courel aquí ya eran impresionantes.

DSC_1852 DSC_1853

Una vez en la cima, a algo más de 1400m de altura y después de pistas en general y salvo zonas muy puntuales en buen estado y rodadoras, pasamos a la zona  que se modificó del recorrido por culpa de la nieve. Cómo por el trazdo original no se podía seguir porque estaba todo nevado y con más nieve todavía, nos desvieron por parte del trazado de la “Clásica”, la prueba que se hace en septiembre, que en vez de ser mayoritamente por pistas, es por senderos y caminos pequeños. Nada más empezar el descenso hacia A Seara, una bajada con mucha pendiente cubierata de nieve hasta llegar a la laguna de Lucenza. La bajada que había que hacer con la bici por la mano porque era imposible hasta para los más “cabras” bajando, era dificil hasta caminando, yo caí 6 ó 7 veces en ese tramo, suerte que la nieve estaba blanda. Después de cruzar un pequeño regado, se sube un poco y se vuelve a baja otra vez ya, y ya pronto empieza a quedar libre de nieve el camino. Pero hasta A Seara queda un buen tramo, tramo de la bajada muy técnica y peligrosa, con pieras sueltas y las que no están sueltas resbalan muchísmo. No sé muy bien como pero nada más terminarse la nieve subí a la bici y a bajar, todo del tirón, incluso empecé antes que otra gente con la que venía en grupo por el tramo de nieve. A partir de aquí ya seguí casi todo el camino sin nadie cerca salvo al parar en el penúltimo y antenpenúltimo abituallamientos donde volví a coincidier con más gente pero al poco de salir aunque coincidió de salir más o menos altiempo que alguna persona más pronto volví a quedarme solo. Aunque llevé un par de sustos resbalando sobre piedras, al final terminé la bajada, no contaba con hacerlo, pensé que como pasa otras veces, buena parte de las posiciones que había ganado subiendo las iba a perder bajando y más en una bajada tan técnica y complicada, pero no sólo la bajé entera si no que además no me pasó nadie en todo la bajada, satisfecho 🙂 Además si había conseguido llegar así hasta el abituallamiento de A Seara, habiendo ganado bastantes posiciones y encontrándome bastante bien físicamente, malo sería que no pudiese mantener esa posición más o menos y una posición que esperaba nfuese bastante buena, dentro de los 100 primeros. Al llegar al abituallamiento comi y bebí algo después de tener que quitarme y voler a poner el cubrezapatillas del pie derecho porque no me explico cómo pero salió la parte de alante al caminar sobre la nieve e iba llena de nieve, y seguí el camino.

1534949_1003257479721865_2989850727759360532_o

Un pequeño tramo de carretera, muy poco, y se vuelve a la tierra, un poco de llanear primero, y después un par de bajadas impresionantes,  otras que no se como hice para bajar, como se frenase un poco fuerte delante, se daba la vuelta por encima de la bici. De hecho en la segunda me aparté para dejar pasar a otra persona, que no se ni muy bien cómo conseguí apartar y parar porque además era estrecho el sendero, y después tuve que andar unos metros a pie hasta poder volver a subirme y seguir bajando. En esta bajada perdí a demás de esa posición otra en la anterior bajada también por dejar pasar o otro que iba más deprisa, aunque aquí conseguí hacerlo sin tener que parar. Despues de cruzar un rio pequeño, ya la bajada perdía pendiente aunque seguía siendo sobre piedras resbaladizas, agua y barro, hasta llegar al penúltimo habituallamiento y punto de control intermedio. Parada en el abituallamiento para comer y beber algo, y seguir con la última parte ya del recorrido. Decía una de las chicas que estaban en este abituallamiento, muy agradables y amables por cierto, que ahora ya sólo quedaba subir un poco y después ya todo era bajada. Para animar supongo que está bien, si te dicen lo contrario igual no anima mucho, pero lo cierto es que al poco de salir empezaba otra subida, ya de nuevo por pistas rodadoras y en buen estado hasta el final eso si, que si bien era bastante tendida también tenía unos cuantos kilómetros, y aún después de esa subida, aunque se iba alternando también algún tramo de bajada y de llano, des vez en cuando aparecía algún tramo más de subida. El paisaje como en el resto del camino impresionante, por esta zona se venían laderas impresionantes, valles,… Desde ese último abituallamiento si no recuerdo mal perdí una posición el la subida larga, pero gané también alguna al poco de salir, así que supongo que me mantuve más o menos igual

A medida que medida que nos acercábamos al último avituallamiento en Bustelo Fisteus el paisaje ya iba cambiando, ya era montaña más parecida a lo que yo estoy acostumbrado, además de que había una zona de tala de árboles, pero salvo algún trozo con barro de la maquinaria, la pista estaba bien. Al llegar al último abituallamiento, donde de nuevo había gente muy amable, que te animaba y te ofrecía lo que necesitases (igual que en los primeros también, pero supongo que los dos últimos lo noté más porque coincidió que estaba yo sólo), paré un momento a comer y beber y seguí. Según me dijeron, ahor aya sólo quedaba una subida que se veía delante y ya todo era bajar, pero otra vez no era así del todo 🙂 Vale que ahora ya si que tocaba bajar la mayor parte de lo que quedaba, pero aún quedaba alguna subida que otra, no muy grande pero a esas alturas suficiente.

DSC_1854 DSC_1856 DSC_1857 DSC_1859

Nada más salir del abituallamiento una pequeña subida y desde lo alto otras vistas impresionantes del Courel, y abajo del todo ya se podía ver Quiroga. Se empieza a bajar, y durante unos kilómetros se sigue bajando pero alternando todavía con alguna subida, pistas grandes y en buen estado al principio, y algo de barro y agua hacia el final, hasta finalmente llegar ya a la carretera, y en muy poco ya estaba en la meta de Quiroga. Llegué contento, feliz casí diría 🙂 de hecho debía ir en mi mundo que hasta ni me di cuenta de la chica que estaba en la meta dando la medalla de finisher a cambio del dorsal, aunque a cambio me disculpé y charlé un poco más jeje. Me dan la medalla y justo me encuentro con que em están entrevistando y grabando en video… en fin, entre que no me hace mucha gracia y que estaba todavía recuperándome, a saber que respuestas tan bien redactadas di 🙂

DSC_1860 DSC_1862

Esperé para la var la bici que estaba llena de barro y porquería por toda partes, y fui a comer algo y cambiarme mientras iba recperándome del esfuerzo. La sensación era buena, creía que debía hacer hecho un buen resutlado (para lo que yo esperaba al menos) pero cuándo ya de vuelta de cambiarme, unos 50 minutos desupés de llegar y cuándo llegó mi padre, vuelvo a la zona de meta y se me da por ver si ya estaban publicando los resultados, si lo estaban haciendo, y al ver que había quedado en el puesto 58 la alegría ya fue absoluta, para mi un muy buen resultado, durante un rato creo que me quedé sonriendo si n querer. Además se da la casualidad de que justo hacía un año, ese mismo día, esta tirado sin poder caminar, ni sentarme ni hacer nada con la pierna izquierda, mucho menos andar en bicicleta, por inflamación del nervio ciático, y en cambio un año después conseguri eso fue una gran alegría. Y por supuesto igualmente importante para conseguirlo fue la bici, la Orbea OIZ M50 que se portó muy bien durante toda la prueba, sin dar ningún problema y con la que me noté muy cómodo, muy buena bici.

Ganar esta vez Javier Busto, y segundo Brandán Marquez, con tiempos imposibles aunque el tercero, otra máquina supongo, se les acercó, pero lejos del tiempo de la mayoría.

Ya sólo quedaba ir a comer algo, y de vuelta para casa. Aún quedaba mucha gente, y seguían llegando bicis todavía, pero con el objetivo cumplido tocaba voler con unas 2 horas de camino por delante.

El año que viene, si todo va bien, espero estar ahí de nuevo, gran sitio y gran prueba, dura pero muy bonita, merece mucho la pena.

Pocos días antes empecé a pensar en la posibilidad de participar también en la Gran Ruta Celta, el 4 de junio, si esta me salia bien. Y la verdad es que no se si al fina lo haré o no pero entre que parece que también debe ser una prueba muy bonita y lo bien que terminé aquí, cada vez me planteo más seriamente hacerlo. Por ahora, la próxima el 16 de abril, Pontevedra 4 Picos.

Deja un comentario